BACALADILLAS RELLENAS DE JAMÓN CON SALSA DE IDIAZÁBAL

JABÓN CASERO DE LAVANDA




Cómo hacer jabón casero de lavanda
El jabón de lavanda es quizás uno de los que más suelen gustar a todo el mundo ya que dejan
un aroma fresco y muy limpio incluso en la ropa.
Hemos hablado previamente de cómo hacer jabones caseros qué nacen a partir del aceite
o de la zanahoria, pero hacer uno a partir de la planta de la lavanda nos proporcionará una serie
de beneficios que no encontraremos de otro modo.
Piensa que entre otras, la lavanda tiene estas cualidades:
Es astringente por lo que te ayuda al tratamiento de dermatitis,
de problemas de acné o para curar heridas.
Es relajante
Tiene un aroma increíble de modo que nos dejará un olor que durará todo el día e incluso podemos
utilizarlo para dejarlo dentro del armario y que de este modo nuestra ropa huela mejor.
Vayamos ahora a explicar paso a paso cómo podéis hacer vuestro propio jabón casero de lavanda
y para ello necesitamos primero tener todos estos ingredientes.
210 ml de aceite de oliva o de girasol
30 gr. de sosa cáustica
65 ml. de agua destilada o mineral
Aceite esencial de lavanda
Flores de lavanda frescas o secas
No olvides además que para hacer este tipo de jabón, en el que la sosa caústica es uno de los ingredientes,
deberemos utilizar gafas de protección y guantes, así como un delantal y que esté en una habitación con
ventilación.
Además debes tener a mano una batidora o la Thermomix para mezclar los ingredientes,
así como un recipiente de cristal, una cazuela, una cuchara de madera y como no,
el molde para colocar el jabón (no deben ser de aluminio y si no tienes un molde puedes utilizar la base de
un brick de leche por ejemplo).
Cogemos el molde, o la base del brick de leche, y echamos dentro las flores de lavanda (sean frescas o secas)
de modo que al desmoldar veremos como estas quedan pegadas al jabón que hayamos hecho.
Con las gafas y los guantes puestos, echamos dentro del recipiente de plástico o cristal la sosa caústica
y el agua destilada o mineral .
Primero la sosa y seguido el agua para no crear reacciones peligrosas.
Veremos que comienza a subir y a calentarse. Lo dejamos enfriar y es mejor que lo dejes junto a
una ventana para que se enfríe más rápido y para evitar respirar su emisión.
En la thermomix y a fuego lento echamos el aceite y lo calentamos 4 min. a 40 grados velocidad 1.
Ese aceite lo echamos con la sosa cáustica y mezclamos muy bien .
También lo podemos batir hasta que notemos que nos queda una espesura similar a la de un gel.
Sin que se enfríe, echamos 20 o 30 gotas de aceite esencial de lavanda y también algunas flores de lavanda,
y se mezcla todo bien.
Echamos la mezcla al molde y volvemos a echar más flores para que también se vean por el otro lado.
Lo tapamos con una toalla para que se mantenga caliente y pueda producirse la saponización ( es el proceso
convierte mágicamente la grasa o el aceite en jabón limpiador , esta transformación mágica no es otra cosa
que una reacción química muy común .) y
lo dejamos reposar hasta que enfríe durante 24 horas.
No lo toques, no lo destapes y no lo remuevas.
Una vez han pasado 24 horas,
lo desmoldamos y lo dejamos en un lugar fresco y seco durante un período entre un mes y medio
y dos meses.


Comentarios